SOBRECOMPENSACIONES

ventana de la esquina 2

SOBRECOMPENSACIONES

Ni siquiera llama antes. Entra a nuestra casa, y camina por ella como si estuviera en venta.
Mi hermano y yo lo admiramos.
Recorre las habitaciones, y yo lo sigo como el niño que soy, escondiéndome en los rincones que él antes imaginaba con sus marionetas, cuando podía atrapar la luz del sol con la mano y convertirla en alegría para nosotros.
Luego se dirige al comedor, donde la familia está reunida.
Mi hermano cierra su libro de química, el libro que este hombre le regaló, y lo mira expectante. Piensa que el centro de la tierra está muy lejos todavía.
Mi padre recuerda cómo lo había querido, y su boca se queda ciega.
Mi madre quisiera echarlo.

Camina como siguiendo una línea invisible hasta la ventana de la esquina. Sus manos ahora son diferentes. Se parecen a la felicidad de la misma manera que la razón se parece a la perseverancia. Aparta las cortinas con ellas, cierra los ojos dos veces y habla sin ambages.
―Cristo murió por nosotros, y Dios murió hace mucho tiempo más, antes de que las personas supieran lo que es estar solas sin estar solas.
Es un científico político. Cada vez que alguien en un lugar del mundo dice “gracias”, él responde “de nada”.
Que no escuchen lo que dice le resulta indiferente. Lo importante es decirlo. Esa es toda la garantía que necesita.
Mi madre se sienta en uno de los sillones, y abandona la habitación.
Mi padre recuerda como lo había querido.
Mi hermano sigue leyendo su libro. Ahora, demora mucho más en pasar las hojas.
Es un científico político.
Cuando sea grande, yo también quiero ser uno.
Y cuando sea uno, ya no sé que voy a querer.

 

NOTAS:

*Este es el segundo micro-cuento del libro. Trata sobre el amor después del amor.

*El borrador de “Sobrecompensaciones” fue escrito en el taller de la poeta Déborah Eguren, la encargada de las performances literarias en todas las presentaciones de “Ayer La Lluvia”.

*De todos los textos incluidos en el libro, este micro-cuento es donde la obra del músico americano Ryan Adams ha sido de mayor recibo. En concreto, fue nutrido por el disco “Love Is Hell”. Hay alusiones directas a dos temas, “This House Is Not For Sale” y “Political Scientist”:

También hay una referencia clarísima al tema “Lightning Crashes” de Live, otra banda estadounidense que me encanta:

Y esta última canción se inserta en el libro de modo mucho más explícito al final, le da una nueva dimensión a la novela corta (“Cuando Estabas Ahí”). Quienes ya la hayan leído, me pueden escribir un mensaje y preguntarme lo que quieran al respecto…  Pero hay ciertos aspectos de la trama que no se pueden discutir públicamente, porque le arruinaríamos la historia a quienes aún están leyendo el libro. En cualquier caso, corresponde recordar que las novelas cortas (al igual que los micro-cuentos) son textos que deben ser leídos más de una vez para una comprensión plena (no en vano son consideradas las dos formas literarias “personalísimas”).

Descarga libre de “Ayer La Lluvia” (Libro y CD)