“NADA FÁCIL ESCONDER EL SOL” (EPILOGO DE “AYER LA LLUVIA”)

EPILOGO de Ayer La Lluvia

“Nada Fácil Esconder El Sol”

(incluido en una de la láminas internas del CD colectivo “Ayer La Lluvia”)

“El amor une a dos seres que no saben nadar, y viven en dos islas distintas”. Así es como definía el español Noel Clarasó al amor. Y en alguna entrevista, me valí de ese mismo concepto para referirme al ciclo “Ayer La Lluvia”.

En el libro planteaba un viaje individual a través de los sentimientos. Y ese viaje individual terminó siendo colectivo. Las presentaciones musicales fueron una metáfora del libro, y corroboraron que diversas formas de afecto pueden existir en espacios adyacentes sin colidir entre sí, y alimentándose recíprocamente.

Me tocó vivir una experiencia inédita. Presentar un libro con músicos debutantes en la Sala Zitarrosa de Montevideo. Presentarlo en escenarios como El Pony Pisador, Polo Prado y Hay Agite. Realizar una gira de verano, y presentarlo con músicos de otros países que nunca antes habían actuado en Uruguay. Subirlo a Internet la semana misma de su edición en papel, y que a los pocos meses me ofrecieran publicarlo en España. E implementar un sistema de edición solidaria, en virtud del cual se financiará una edición de autores uruguayos noveles…
Dicen que cuando el alma está lista, el mundo que nos rodea también lo está.
Yo nunca creí estarlo. Pero lo estaba.
Será que ahora es siempre el mejor momento.

Mientras redacto este epílogo, escucho una canción titulada “Aozora” [Cielo Azul]. La letra dice, “estoy persiguiendo una nube, si logro alcanzarla seré feliz”.
Hoy persigo un cielo donde quepan los sueños de todas las personas que tuve la suerte de conocer. Porque el sueño de uno es el sueño de todos.
Persigo un cielo que nunca voy a alcanzar. Y está bien. Eso es suficiente para alimentar mi mejor sonrisa.
Sé que nunca lo voy a alcanzar, porque aprendí que las metas no son reales. Las metas son ideales. Son el aliciente para dar un paso, y luego otro. Y otro. Por eso, hay que disfrutar el camino.

Algunos días seguramente llueva. No importa. Que llueva. Que diluvie. Porque “no es nada fácil esconder el sol”, como canta Nico.

Para cuando lean estas palabras, ya habré anunciado que mi retiré como escritor.
No quiero averiguar qué color tiene la lluvia. Soy feliz con saber que la tristeza existe. Y que tendrá la injerencia que yo le permita tener en mi vida. Ni un poco más, y ni un poco menos.
Por eso tomé esta decisión.
Para disfrutar el camino.
Para que hoy sea ahora.
Y para que ahora sea siempre el mejor momento.

Emilio

Dedicado a todas las personas que conocí en este viaje, que dieron todo y más pudiendo no hacerlo.

Con Nico Sánchez, en el evento despedida de "Ayer La Lluvia" en Sala Zitarrosa (fotografía: Sofía González)

Con Nico Sánchez, en el evento despedida de “Ayer La Lluvia” en Sala Zitarrosa (fotografía: Sofía González)