Cierre de la Campaña del Juguete 2019 en la Sala Camacuá

La sexta edición de la Campaña del Juguete finalizó el 7 de noviembre en la Sala Camacuá, con un concierto que fue la actividad más única pero a su vez más característica que he organizado.

Todos los eventos que vengo realizando desde 2013 a la fecha han apuntado a activar valores de integración, convocando en los mismos escenarios a artistas que no solo interpretan estilos muy distintos sino que también se encuentran en etapas muy diferentes de sus carreras. Siempre procuré que las grillas fueran mixtas, pero para el cierre de la Campaña del Juguete 2019 me propuse realizar una actividad que tuviera una representación de género 50/50 en el escenario.

Esto fue inspirado por una cantautora que participó en la Campaña del Juguete 2018, la argentina Micaela Schlieper. De todas las artistas que conocí, Micaela era quien tenía más claro el concepto de sororidad, y quien mejor me hizo entender la necesidad real de aprender a convivir. Y fue así que éste evento incluyó exactamente a la misma cantidad de artistas hombres y mujeres en escena.

Y como expliqué en un móvil el día mismo del concierto desde la Sala Camacuá, junto a la representación equitativa de género también se buscó incluir a artistas tanto de la capital como del interior, y congregar tanto a músicos jóvenes como muy experimentados. Por eso considero que éste concierto es el punto culmine de todos los eventos que he realizado hasta ahora, y que funciona como el preludio ideal para lo que ocurrirá em 2020, año en que tendrá lugar una verdadera internalización de las actividades.

La apertura del concierto en la Sala Camacuá le correspondió a una artista de Punta del Este que nunca antes había actuado en Montevideo (Pilar Gaggioni), y el cierre vino de la mano de Hugo Fattoruso, sobre quien huelga cualquier clase de valoración. Solo mencionar que recibió un Grammy Latino por su trayectoria un par de días después del evento. Y eso no fue óbice para que actuara en la Sala Camacuá, y compartiera su arte con todos nosotros.

Hugo se presentó con su proyecto HA Dúo, una sociedad creativa con la percusionista Albana Barrocas.

La fecha la completaron la cantautora santafesina Janise, y el dúo bonaerense Jazz n’ Beatles – ambos presentándose en nuestro país por primera vez.

Janise compartió las canciones que integran su primer disco, editado hace apenas un año, y el dúo de Juan Nevani y Camila Buch no solo nos ofrecieron una selección de clásicos de The Beatles versionados en clave de jazz, sino que también incluyeron algunas composiciones de sus proyectos solistas en su set.

En términos generales, éste año fue especialmente prolífico. Mantuvimos la realización de actividades formativas para músicos mediante un taller de producción artística dictado por Macabre de Catupecu Machu en agosto, y sumamos una nueva actividad: los meet & greet con figuras del mundo del espectáculo. El primero tuvo lugar este año justamente con Hugo Fattoruso en el local de Little Butterfly Records, el día previo al concierto en la Sala Camacuá.

Y también seguimos ampliando el espectro estilístico de los conciertos en sí; en 2018 ya habíamos incorporado algo de tango, rock industrial y post rock, y éste año sumamos jazz y country.

Y otro aspecto muy valioso: ampliamos el número de beneficiarios. Además de nuestro querido Hospital Pereira Rossell y la Fundación Pérez Scremini, este año también pudimos colaborar con la Escuela Horizonte, recolectando tanto alimentos como útiles escolares.

Asimismo, todos los escenarios fueron nuevos. Eso es algo intrínseco a ésta gira de conciertos, el hecho de no recalar siempre en las mismas salas.

La Campaña del Juguete es una acción benéfica. Y como tal, el concepto que la define (y que nos define a todos quienes somos partícipes) es el de sacrificio.

Tienen que saber que siempre me ha sido posible realizar muchos más eventos de los que organizo cada año. El impedimento no ha sido nunca material, por el sencillo motivo de que la Campaña del Juguete no apunta a combatir la pobreza material, sino que procura disminuir la marginalidad cultural. No, la inversión es emocional. Y eso puede llegar a ser abrumador.

Pero éste año entendí que no tengo que preocuparme en demasía. Entendí que el destino se encarga de cruzarme con personas que vienen a entregar su corazón. Y en eventos de este tenor, el corazón no se equivoca ni flaquea. Y después de tanto tiempo, hay cosas que simplemente salen bien. Eso ya está implícito en la mera naturaleza de estas actividades. Y con todos quienes participaron en 2019 sin excepción ya visualizo realizar futuros eventos, y en muchos casos no solo dentro del marco de la Campaña del Juguete.

El año que viene va a estar colmado de actividades, y éstas van a empezar casi al término del verano. Como vengo mencionando en publicaciones anteriores, más que la Campaña del Juguete 2019 esto siempre fue la Campaña del Juguete 2019/2020, ya que la gran mayoría de las actividades se planificaron en simultáneo, y desde hace mucho tiempo los que me siguen saben que van a venir músicos de Estados Unidos a Uruguay. Pero ahora también les confirmo que vamos a contar con una banda de rock de Brasil, y que vuelvo a organizar actividades en Argentina (y en un bar que es una verdadera institución dentro de la escena porteña, además).

Y quizá hasta pueda implementar una segunda acción benéfica que tengo planificada desde hace ya algún tiempo, que tendría como propósito la recolección de libros para escuelas de todo el país. Ésta actividad comenzaría en noviembre de 2020, e implicaría una gira de verano como la que realicé en 2014, cuando presenté “Ayer La Lluvia” por la costa uruguaya.

Así que nos vemos realmente pronto. Y ojalá que nos veamos siempre, y que compartir aquello en lo que creemos y que nos permite crear la mejor versión de nosotros mismos sea lo que nunca cambie.

Cuídense.

Cuidémonos.

(Fotografía Sala Camacuá: Marina DyF)

(Hugo Fattoruso en Little Butterfly Records: Cecilia Fladung)